sábado, 22 de enero de 2011

UN BUEN MÉTODO PARA COMBATIR LA DESNUTRICIÓN

La familia Toro en plena cosecha

HUERTAS EN BARILOCHE
"Decidí volver a trabajar en el campo hace cuatro años. Tenía necesidad de cultivar mis propias verduras, por lo que le pedí a mi padre que me asigne una parcela donde poder plantar semillas", explicó Nora Isabel Toro. Recordó que su padre la miró con sorpresa y le asignó una linda parcela. "No obstante, estaba llena de yuyos y malezas y tardamos dos años, a pico y pala, para limpiar el predio", recordó.

La familia Toro, que tiene un campo en Villa Llanquín en el cual cultivan papas, arvejas, lechugas, habas, zanahorias y otras verduras y hortalizas. También construyeron un invernadero, con un subsidio municipal y hoy Nora Isabel "Chabela" Toro volverá a ofrecer su producción en la feria franca.

Luego, compraron mangueras para el riego y semillas y comenzaron a sembrar. Todo se hizo en forma manual, metro a metro. "El primer año nos la pasamos sacando yuyos, que crecían junto a lo que sembramos", afirmó.

Con la ayuda de algunos familiares y amigos la huerta prosperó y comenzaron a cosechar arvejas, papas, lechugas y otra veintena de productos. "La mayoría se consumía en casa, eran buenos alimentos para los niños", explicó.

Hacia fines del 2009 se integró al proyecto impulsado por el municipio y comenzó a ofrecer sus productos al ansioso público que cada sábado llega con bolsas a la plaza Belgrano. En la actualidad lleva alrededor de 4 cajones de verduras frescas a la feria. No tienen vehículo, por lo que deben abonar el costo de un taxi flet. "Vendemos todo, por lo que logramos pagar los costos y queda algo de dinero para la casa", indicó.

La oferta tuvo otras originalidades, como las flores comestibles, o las malezas silvestres que reemplazan a las verduras convencionales con un mayor valor nutricional, como son la lechuga de minero o el diente de león. También es posible adquirir plantines de distintas verduras.

Mas info: Río Negro