lunes, 21 de septiembre de 2015

Urtubey sobre la desnutrición infantil: "Para salvar a un niño no sólo se necesita un Gobierno, sino a todo el pueblo"

El Gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, encabezó hoy el lanzamiento de la red mundial Conin contra la desnutrición infantil y aseguró que "para salvar a un niño no sólo se necesita un Gobierno, sino a todo el pueblo".
"Podemos superar injusticias, no es algo imposible. Para salvar a un niño no sólo se necesita un Gobierno, sino a todo el pueblo. Nosotros podemos y debemos reaccionar. Tenemos una responsabilidad institucional", sostuvo el mandatario norteño.
Durante el acto realizado en la capital provincial, Urtubey resaltó su intención de que haya un Ministerio de la Primera Infancia como ya existe en Salta
.Al respecto, el presidente de la Fundación Conin, Abel Albino, subrayó la "preocupación" del gobernador y consideró que "hacer foco en la primera infancia es una decisión política magnífica"
."Estamos haciendo una de las cosas más nobles que es ayudar a los más débiles. Aplaudo este ejemplo salteño y hago votos para que se corone con éxito este proyecto. Ojalá lleguen a lo más alto a nivel nacional", agregó el médico.

domingo, 13 de septiembre de 2015

LA DESNUTRICIÓN EN ARGENTINA ES ENDEMICA

UNA MUERTE MÁS EN EL CHACO PARECE NO MOVILIZAR AL GOBIERNO DE CAPITANICH

El deceso de Óscar Sánchez, un adolescente aborigen de la provincia de Chaco (noreste del país), ha despertado no sólo una controversia de las verdaderas cifras de pobreza e indigencia que afectan a esta región.Óscar Sánchez falleció el pasado martes en el Hospital Pediátrico de Resistencia, la capital de Chaco (noroeste de Argentina). Había ingresado en el centro sanitario el día anterior con un cuadro de tuberculosis y desnutrición muy severa.

El niño, que pertenecía a la etnia qom (o toba), vivía en Fortín Lavalle, en la región de El Impenetrable, a 263 kilómetros al noroeste de la capital.

Desde su página oficial de Facebook, la Casa Rosada (el palacio de Gobierno) se hizo eco de la explicación del director de Materno Infancia del Ministerio de Salud Público, Gabriel Lezano, sobre la muerte de Óscar Sánchez, según el cual, "la malnutrición del pequeño estaba asociada a su discapacidad severa que, entre otras cosas, genera dificultades en la absorción de alimentos; y no a la falta de comida en el núcleo familiar"

Una opinión muy distinta tiene el Centro de Estudios e Investigación Social Nelson Mandela, la institución que denunció la muerte del niño Rolando Núñez.
Esta es la historia:


"Como son familias que viven comiendo harina y grasa, son familias farináceas. Están llenas de hidratos de carbono de mala calidad, casi no tienen proteínas, hierro y calcio, y eso provoca enfermedades endémicas y neurológicas, sobre todo cuando se trata de los niños hasta el segundo año de vida. Esta situación de sub-alimentación hace que sean familias con tendencia a enfermar y a morir prematuramente por causas evitables", sentencia Núñez.
La madre murió hace dos o tres años. "Cuando quedó embarazada ya tenía tuberculosis, y Óscar nació en un vientre desnutrido. La referencia no científica que tenemos es que la madre padeció eclampsia (enfermedad que provoca convulsiones y un estado de coma durante el embarazo) antes de la fecha de parto. Eso provocó sufrimiento fetal, y el niño nació con hidrocefalia. A los siete años, Óscar sufrió una discapacidad motriz. Desde los 4 años tenía distintas enfermedades. Nos falta por corroborar si nació con tuberculosis", avanzó Núñez.


Lea más en http://mundo.sputniknews.com/americalatina/20150912/1051354304.html#ixzz3lQAaR8oJ

sábado, 4 de julio de 2015

DESNUTRICION EN TUCUMÁN



No es sólo la desnutrición, de lo que no se habla es de la educación. Pienso que la mujer debe tener una educación especial, porque es la educadora de la familia. Las niñas deben ser alertadas de algunos aspectos esenciales para su propio cuidado. El organismo femenino es muy delicado, además de ser generador de vida. Hay que enseñar a alimentarse, cuales son los nutrientes esenciales, una madre desnutrida va a gestar desde su inicio niños con problemas de salud y allí empieza la cadena, madres desnutridas niños desnutridos. En épocas de pobreza sería mejor limitar el número de hijos. Es necesario que los gobiernos procuren incrementar los medios para que no existan gente desocupada sin trabajo. El escaso empleo es el inicio de la cadena de miseria.

domingo, 13 de julio de 2014

LA PROVINCIA DE RÍO NEGRO SE ESTÁ DESTACANDO

12/07/2014Deberíamos sentirnos insultados por el trágico aumento del 20% de la tasa de mortalidad infantil hasta el 10,7 por mil que coloca a Río Negro en el peor lugar de las provincias patagónicas, superando el registro de Neuquén en un 41%.
Por Lic. Javier García Guerrero. Ex Profesor Titular de Economía de la Salud en las Maestrías de Administración y de Auditoría de Sistemas de Salud de la Fundación René G. Favaloro.
Es un agravio a los derechos humanos que también la tasa de mortalidad materna rionegrina de los últimos tres años triplique el promedio de la década anterior, liderando una dinámica nacional que determina que "la Argentina sea el único país del Cono Sur que no presenta una tendencia descendente de la mortalidad materna” (Banco Mundial, OMS).
También alcanzamos el segundo incremento más elevado (+4,2%) en la tasa de nacimientos prematuros en los últimos 10 años entre 39 países de renta media y media alta. Después de una “Década Ganada” la tasa de mortalidad infantil argentina es casi el doble que la chilena del 7%, a pesar de que Chile tiene un médico cada 900 habitantes, la Argentina un médico cada 200 habitantes aventajando a España (240), Alemania (290), Francia (330), Estados Unidos (360), Canadá (440), Japón (520) y Reino Unido (600). La carencia de compromiso real con el aseguramiento de la igualdad de oportunidades a lo largo del territorio hace que en la Línea Sur existan zonas con un médico cada 1.000 personas y los recursos sean casi medievales.
Respecto del equipamiento y funcionamiento de los servicios, el Ministerio Nacional de Salud, en 2011, informó que de 585 maternidades valoradas, sólo el 44 % cumplían con las condiciones definidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según un informe elaborado por Unicef Argentina. La principal deficiencia era la disponibilidad de sangre para las transfusiones, que sólo se cumplía en el 54 % de los casos. Nuestro país tiene registrados 472 establecimientos (217 públicos y 165 privados) con oferta de Terapia Intensiva Neonatal, tres veces más que las que tiene Reino Unido para atender un número similar de partos, y 16 veces más que las que tienen Canadá o Chile, la deserción de la responsabilidad regulatoria del estado es evidente.
La frivolidad de la gestión Weretilneck al respecto es inaceptable, en 2012 para validar su relato épico de eficiente administrador dio por finalizada por ley la emergencia sanitaria y anunció que 2014 sería el “Año de la Salud”, afirmando que "el sistema de Salud de Río Negro es uno de los mejores del país". Aún más grave que el error, su persistencia, el flamante Ministro de Salud luego de afirmar que “hay que hacerse cargo” de la crisis sanitaria, de anunciar la reorganización general de la compra de insumos, la remisión de fondos fijos y un nuevo orden administrativo, confirmó íntegro el fracasado equipo de la gestión que pretende enmendar al parecer, solo con su pintoresca presencia.
La mala distribución del equipamiento, las fallas de la estructura de referencia, interconsulta y derivación, la incomunicación de los centros de salud, la falta de anestesistas, de entrenamiento y formación del personal, la carencia de suministros como antibióticos y control sobre los insumos esenciales como oxígeno y descartables, la pésima administración y la corrupción, determinan la baja calidad de la atención sanitaria y resultan determinantes de la tradicional ineficiencia del gasto sanitario. Por eso nacen niños con sífilis congénita en nuestros hospitales, tenemos epidemias de tuberculosis o de sarna en las cárceles, por eso el aborto es la segunda causa de muerte de mujeres con capacidad de procrear en la Provincia de Río Negro.
La inmensa mayoría de las causas de los decesos descriptos se pueden prevenir o evitar si tuviéramos políticas públicas diferentes con los mismos medios y presupuestos que se invierten actualmente. La marginación se expresa en algunos indicadores epidemiológicos pero no es un problema que se agote o dirima en el terreno sanitario, es claramente un problema político ideológico que tiene una expresión administrativa y económica a su servicio
El aumento de la mortalidad infantil y la mortalidad materna son indicadores directos de factores que han transformado a la pobreza en estructural, que han cristalizado la desnutrición, la falta de acceso al agua potable, la convivencia con la contaminación por falta de cloacas, de educación, de trabajo e ingreso digno. Por cada año de educación materna baja un 8,6 % la mortalidad infantil. El impacto de la educación es tan intenso que en diversas muestras llega a explicar el 42,3 % de la  reducción de la mortalidad infantil en algunos estratos, de manera tal que invertir un peso en educación tiene mayor impacto para la salud que invertir un peso en el sistema hospitalario. Hemos triplicado el gasto educativo, los resultados académicos son cada vez peores. Los efectos sobre el conjunto social son enormes, un reciente estudio en Mendoza estableció que el 80% de los reclusos alojados en su cárcel de máxima seguridad, fueron niños desnutridos que no concluyeron la escuela primaria.
A pesar de ser el país con mayor disponibilidad de agua potable por habitante, con la única excepción de Paraguay, la Argentina muestra el menor acceso al agua potable de todo el Cono Sur. En relación a cloacas y saneamiento se repite el lamentable  posicionamiento pero triplicando negativamente los porcentajes de acceso en este caso de Chile. Las pérdidas en las etapas de producción y distribución de agua son del orden del 40 % del total producido, encontrándose en estado crítico la mayor parte de las poblaciones de Río Negro. La Argentina produce alimentos para 300 millones de personas, tenemos potencial para abastecer a 1.500 millones de personas y no podemos evitar que tres de cada cuatro niños argentinos sea pobre y pase hambre.
No es legítimo aducir falta de recursos desde la opulencia de los megasueldos para toda la “famiglia” de los capitanejos locales, dilapidando los gastos reservados, la corrupción de la contratación directa, los discretos “palos blancos”, los “amados testaferros” y empleados fantasmas, no hay credibilidad ni autoridad moral.
Las carencias principales son de capacidad y compromiso, porque no hay que gastar más hay que priorizar distinto, porque cada peso invertido en prevención equivale a 10 gastados en atención y 100 en rehabilitación (OMS). Diversos estudios internacionales muestran que cada peso que se invierte en agua y saneamiento genera un ahorro ocho veces mayor de gasto en atención hospitalaria. El uso de  la cama hospitalaria de un bebé internado por diarrea estival en un hospital público cuesta alrededor de u$s 300 por día, erradicar las letrinas mucho menos. Alimentarlos adecuadamente seguramente también por los menos según afirman las autoridades bonaerenses que asignan $ 6 por día/niño a los comedores escolares de jornada completa que no han excluido aún.
No es la hora de hacernos preguntas, es la hora de asumir responsabilidades, de dejar de mirar para otro lado como cuando el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich anuncia entre los 204 objetivos y 272 metas para su gestión que culmina en Diciembre de 2015 los mismos porcentajes de mortalidad infantil y materna que anunció el Ministerio de Salud se iba alcanzar durante el período 2007-2011 como resultado de los planes que entonces tenía ejecución. Aunque padezcan su verborragia y la reproduzcan, nadie lo escucha, atiende lo que dice o lo rebate porque ya nadie le cree, ni lo considera relevante, será porque afirma que en su provincia no hay desempleo o que la mortalidad infantil se redujo a la mitad en los últimos tres años.
Los nuevos desaparecidos sociales se mueren porque se prefiere invisibilizar la pobreza, por la cobardía de los representantes de los pueblos originarios que están comprometidos con otros negocios, porque cotidianamente aceptamos que no haya sangre ni insumos básicos en los hospitales, que poblaciones como General Conesa con 8.000 habitantes no tenga quirófano, que las ambulancias para los traslados de derivación para la prometida regionalización la tengan que regalar las Fundaciones, las Cooperadoras o estén sometidas al chantaje de la entrega del petróleo a los “socios del poder”. Porqué se siguen pagando sobreprecios a la Obra Pública y megasueldos a audaces y obsecuentes sin capacidad ni decisión para resolver los problemas. Porque en lugar de hacer obligatoria la enseñanza del lavado de manos y el hervido del agua se impone la enseñanza obligatoria del tejo en las escuelas. Porque se colocan placas a Rodolfo Walsh y se olvida que denunciaba en su Carta a Abierta la Junta Militar que un policía no puede ganar más que un maestro, como pasa en Río Negro. Porque la descafeinada oposición se dedica a asegurar la inauguración de cajeros automáticos o a luchar por las emotivas causas que les financian en dólares fundaciones extranjeras, traducidas en aplaudidas leyes que nunca se reglamentarán ni aplicarán, porque prima la ideología de la ventaja. Porque no se atienden las denuncias de las instituciones intermedias, los reclamos de la Iglesia Católica, de Médicos sin Fronteras, de UNICEF, porque no hay lugar más que para “el relato”. Cuando las brigadas que movilizan con pecheras para asegurar los “precios cuidados” hagan medicina preventiva recorriendo los hogares como hacen en un país hambreado como Cuba para detectar tempranamente a la población materno-infantil en riesgo sanitario, o alfabetizando tal vez tengamos como los cubanos 3% de mortalidad infantil por ahora la “revolución” y la “militancia” pasan por otro lado.


lunes, 2 de junio de 2014

“Uno de cada tres chicos menores de dos años sufre anemia en Argentina”

Así lo afirmó el director del CESNI, el doctor Esteban Carmuega. A su vez informó que el 10% de los niños del país sufre desnutrición crónica y que la obesidad alcanza al 40% de la población infantil.
“El ser anémico afecta a uno de cada tres chicos por debajo de los dos años en el país y esto implica que a la hora de llegar a las escuelas éstos perderan 10 puntos en el coeficiente intelectual”, afirmó el doctor Esteban Carmuega, Director del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI).
El experto resumió en diálogo con Radio La Plata los distintos problemas de nutrición infantil en Argentina. Entre ellos habló de la desnutrición crónica, “que alcanza a uno de cada diez chicos en el país y quienes la sufren no alcanzan a crecer todo lo que hubieran crecido en condiciones apropiadas”.
Por otra parte, aseguró que “la obesidad afecta al 40% de la población infantil en Argentina” y que “las alternativas para su solución pasan por cambios profundos en nuestro paradigma de nutrición”, que debe orientarse “a dar más comida para nutrir, comida de calidad”.
Por otra parte, el experto puso de manifiesto el problema actual de la alimentación en los colegios. “La escuela es el eje rector de la actividad de los chicos, ya que los éstos cada vez van más al kiosco. Además la nutrición en los comedores escolares es muy mala, algo que la sociedad debería tener en cuenta.”
En relación a la anemia en los más chicos, el experto detalló tres estrategias para combatirla. “En primer lugar se controla con la ligadura oportuna del cordón umbilical, es decir esperar a que éste deje de latir. La segunda medida es la lactancia materna, que debe ser el único alimento en los primeros 6 meses de vida, y la tercera es la fortificación de alimentos con hierro. Esas tres medidas han resuelto el tema de la anemia en todo los países, pero es una deuda que tenemos Argentina”.
Por último, el experto cerró al decir que “un niño que tiene una baja ingesta de Vitamina A se enferma tres veces más que el que no la tiene”.

FUENTE EL ECO DE SUNCHALES

NUESTRO PAÍS NO CARECE DE ALIMENTOS: tenemos riqueza ictícola, carnes, leche, frutas, pero el pueblo carece de dinero para comprar ¿NO ES UNA INJUSTICIA? 

jueves, 8 de mayo de 2014

NUESTRA VIDA MODERNA NO ES TAN CONVENIENTE-ALIMENTOS PELIGROSOS

Génesis 11: Y Dios empezó a decir: "Haga brotar la tierra hierba, vegetación que dé semilla, árboles frutales que lleven fruto según sus géneros, cuya semilla esté en él, sobre la tierra." Y llegó a ser así. Génesis 12: Y la tierra empezó a producir hierba, vegetación que da semilla según su género y árboles que llevan fruto, cuya semilla está en él según su género. Entonces Dios vio que era bueno.