jueves, 14 de enero de 2010

HAITÍ DOMINADA Y DESANGRADA

LA CRUEL HISTORIA DE UN PAÍS OLVIDADO

La historia de Haití es excesiva antes y después del látigo colonial francés. Hace 206 años, el general Jean Jacques Dessalines proclamó la independencia diciendo que el Acta de constitución hubiera debido escribirse sobre el pergamino de la piel de un blanco, con su calavera como tintero y la bayoneta, de pluma y entintada en la sangre de los hacendados que se lucraron con la sangre de los suyos. Al año, el patriota se coronó emperador y meses después murió violentamente.

Desde el victorioso alzamiento de las milicias esclavas en 1804 contra la dominación francesa, que alumbró la primera república negra de América, el país encadenó calamidades físicas, sociales, políticas y económicas.

Una sucesión de golpes de Estado

- Haití, primer Estado latinoamericano que logró la independencia al liberarse en 1804 del control de Francia, ha tenido desde su fundación una tumultuosa historia política, marcada por golpes militares y crisis institucionales.

- En 1957, unas elecciones controladas por los militares dan la victoria de François Papa Doc Duvalier, que en 1964 se proclamó presidente vitalicio e instauró una sangrienta dictadura que dejó en herencia en el año 1971 a su hijo Jean-Claude. La dictadura de los Duvalier, bajo cuyo régimen murieron 60.000 personas, acabó en 1986, al hacerse la oposición con el poder, tras meses de huelgas. Duvalier hijo se exilió en Francia.

- Leslie Manigat fue el presidente elegido en 1988, en las primeras elecciones después de la dictadura. Manigat fue depuesto sólo cuatro meses más tarde por el general Namphy, derrocado el mismo año por otro general, Prosper Avril, quien dimitió tras fuertes protestas en 1990.

- Tras el Gobierno provisional de Ertha Pascal-Trouillot, el sacerdote Jean Bertrand Aristide, fundador del movimiento Lavalas (Avalancha), ganó las elecciones de diciembre de 1990. Su Gobierno fue interrumpido menos de un año después por el golpe militar del general Raoul Cédras. Aristide se exilió en México, desde donde volvió en octubre de 1994.

- En las elecciones que se celebraron en 1995, la organización política Lavalas ganó con una amplia mayoría y René Preval recibió el cargo presidencial de mano de Aristide. El antiguo sacerdote volvió al poder en 2000, tras declararse vencedor de unas elecciones tachadas de fraudulentas, ya que la participación no superó el 10%.

- El descontento desencadenó en 2004 una sangrienta revuelta que, tras violentos combates, puso fin a la presidencia de Aristide. El dirigente dejó el país el 29 de febrero de 2004 y se refugió en Suráfrica, donde reside desde entonces.

- En 2006, René Preval ganó las elecciones presidenciales celebradas bajo la vigilancia de la Minustah, la misión de la ONU que desde 2004 se ha establecido en el país para garantizar su estabilidad.

FUENTE: EL PAIS

2 comentarios:

Roberto Santamaría dijo...

Dejo la huella de mi humilde paso por tu hermoso blog donde la denuncia y la crítica se hace presente en cada una de tus entradas.
En cuanto a esta de Haití, deja erizada la piel de cualquier lector con un mínimo nivel de sensibilidad, constatar que tantos años de lucha de ese sufrido pueblo no ha servido para nada, le deja a uno la sensación de impotencia más grande.
Pensar que los culpables de tanta pobreza y tragedia, han sido a través de los tiempos siempre los mismos, militares golpistas y corruptos, la mayoría de ellos respaldados por gobiernos norte americanos, clama al cielo tanta ignominia y maldad para un pueblo inocente.
Sabido es que terremotos con la misma intensidad que el ocurrido en Haití, en Japón a penas ha tenido victimas en comparación de las habidas en Haití, claro que los edificios de Japón están preparados para soportar seísmos de gran magnitud.
Lo que demuestra que no solo la naturaleza es la culpable de tantas muertes, sino la economía de un país que en lugar de estar manejada por políticos honrados, lo están en manos de gobernantes corruptos y caciques militares o civiles.

Mi estimada amiga, me ha encantado tu blog...Sigue escribiendo, denunciando y criticando cualquier situación de injusticia.

Un fuerte y fraternal abrazo

Roberto

Isabel dijo...

Gracias Roberto por tu nota y por visitarme, mi interés es mostrar realidades para movilizar voluntades.

Tenemos que despertar porque este mundo se está poniendo cada día más injusto. Gracias por tu visita.